Algunas fotos de mi abuelo

Acabo de encontrar algunas fotos de mi abuelo Heinrich Metzinger que escaneó mi hermana. Una parece ser una postal que aparentemente le habría enviado su hermano August, donde da una referencia de prácticas castrenses en el año 1912  No puedo estar segura si en la foto está mi abuelo, o se supone que es su hermano con sus compañeros de armas (más probable parecería esto último).

Lo que puedo entender del mensaje de August es más o menos lo que sigue: “Lieber Heinz: — vergnügte und fröhliche Weihnachten wünschen Dir deine Eltern und Geschwister. Grüsse aus deiner Mutter. Ein glückliches Lustfa(h)rt wünscht Dir von Herzen dein Bruder August”, que sería algo así como:

“Querido Heinz: … Feliz Navidad te deseamos tus padres y hermanos. Muchos saludos de tu madre. Que tengas un feliz viaje (de placer — no entiendo bien la letra en esa palabra, así que podría ser otra cosa), te desea de corazón tu hermano Augusto”.

Bueno, subo la foto, más tarde serguramente subiré alguna otra de estas fotos viejas.

Published in: on July 13, 2011 at 2:47 pm  Comments (2)  
Tags: , , ,

Un domingo mas

Domingo a la noche. Mientras espero que se termine de actualizar el nuevo fedora que acabo de instalar (desde el LiveCD, por supuesto) y se van cocinando las pizzas que puse al horno, miro un poco facebook, para ver en que andan mis amigos y, principalmente, aquellos a quienes mas quiero y se encuentran lejos… es decir, Matias.

Acaba de cambiar su foto de perfil, una foto en la que casi no se le ve la cara por tener un vaso delante, lo que resalta su mirada. Una mirada inquieta, avida de experiencias y tambien, por que no decirlo, un poco somnolienta de bebida, que me hace recordar cuanto lo extranio (teclado sin enies y sin acentos, provisoriamente). Se me llenan los ojos de lagrimas al mirar sus fotos de perfil, al pensar en lo lejos que esta y lo mucho que se va dilatando un nuevo encuentro. Quisiera poder decirle de alguna manera lo mucho que lo quiero, lo mucho que siempre significo para mi, aunque a veces no se lo haya podido demostrar.

Cuando lo miro veo en su semblante algo tan profundo que me parece hundirme en los origenes del universo, y recuerdo una exclamacion de admiracion que pronunciaron al unisono un matrimonio amigo cuando lo fue a conocer, con apenas unos pocos dias de vida. Todavia recuerdo esa carita de bebe con mirada de sabio antiguo, un sabio a quien poco le podria enseniar yo y que, para su bien o su desgracia, deberia bucear en si mismo para encontrar su camino…

Published in: on June 14, 2010 at 12:58 am  Comments (1)  

Algo más sobre mi abuela

Charlando con mis hijos, recordé que fue mi abuela la que introdujo a mi abuelo Enrique en el mundo de la lectura y del pensamiento. Antes de venirse a la Argentina, ella trabajaban en una librería; allí, por serle necesario para su trabajo, leía todo lo que caía en sus manos, y le tomó el gusto.

Una vez casada con mi abuelo, ella le ponía delante los libros que la habían atrapado hasta que él comenzó por su propia cuenta a buscar nuevo material.

Pensar que todo este recuerdo se detonó cuando encontramos un libro editado en 1921 en el que mi abuelo había estampado su firma. El libro nunca lo leí, a pesar que siempre me atrajo el título: “Die Sonne der Rennaissance”; el autor, tataranieto de Schiller o algo así, según leí por internet, parece haberse creído su ilustre antepasado y escribe en un estilo floripondioso bastante difícil de leer (por lo menos para mi nivel de alemán), lo que opaca el interés de lo que cuenta; aunque algo tiene, porque no puedo dejarlo del todo y cada día leo al menos algunas páginas…

Published in: on June 8, 2009 at 10:19 am  Comments (2)  

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Published in: on June 8, 2009 at 1:27 am  Comments (1)  

Algunas historias risueñas sobre mis antepasados

Charlando con Mati, fui hilvanando algunos recuerdos de cosas que contaba mi madre sobre su familia, anécdotas sueltas que más que un hecho traen a la mente un estilo de vida o un carácter.

Así, por ejemplo, recordé que mi abuelo materno, el Sr. Metzinger, tenía una hermana llamada Ana, que parece ser que era un personaje un tanto novelesco, una especie de oveja negra; aparentemente era bailarina de cabaret y tenía una hija (que decía mi mamá que era hermosísima) a la que estaba encauzando por ese mismo camino y posiblemente prostituyéndola también
(recordemos que Alemania estaba pasando su enorme crisis de entreguerras);

para sacarla de ese ambiente y poder darle una mano mi abuelo (a quien en la Argentina las cosas le estaban yendo bastante bien) la hizo venir; aunque
parece que mucho no se reformo la señora…
Esto me confirma que los Figueirido/Metzinger/Schadomsky somos el resultado de una melànge total de caracteres, estilos y modos de vida, desde el estilo desenfadado y divertido, poco afecto al trabajo y poco preocupado por las cuestiones económicas de la familia de mi abuelo Metzinger (estilo del que él evidentemente era la excepción), hasta el estilo austero, trabajador y ordenado de la familia de mi abuela Schadomsky, pasando por el estilo ‘mix’ de clase trabajadora argentinadescendientedeinmigrantes de la que provenía mi padre.

La familia de mi abuelo tenía raíces tradicionales en la ciudad de Köln (Colonia), al contrario de la de mi abuela, que provenía, como dije en otro post, de Europa oriental.

Respetaban prolijamente la tradición del carnaval de Colonia (famoso por siglos) y como buenos coloneses lo festejaban ‘con tutti’ (es decir, a full, jaja);

mi madre siempre contaba que mi abuela (perdon, bisabuela) cocinaba un montón en los días previos y los tres dias de carnaval no trabajaba en la casa; que todos (incluida ella) entraban y salian a cualquier hora, y comian lo que encontraban de todo lo que había preparado previamente; salían a las calles, a divertirse, al mejor estilo latino (no hay que olvidar, después de todo, que la ciudad de Colonia era, precisamente, un enclave romano).
Published in: on February 15, 2009 at 1:00 am  Leave a Comment  

Familia Schadomsky

Empezar a escribir detona recuerdos e ideas, parece… Una ‘googleada’ sobre el nombre Schadomsky (el de mi abuela, la herencia que más me apasionaría rescatar, por razones absolutamente irracionales que ni siquiera yo conozco realmente), me llevó a un foro de búsqueda genealógica, en el que había dos personas tratando de rastrear antepasados con ese nombre, con nicks como ‘mezi’ y ‘meschado’.
Como es prácticamente el único lugar que tengo para empezar, les mandé un mensaje que copio abajo (en aleman, obviamente):

———-
Sehr geherte(r) Herr/Frau:
Nach einer Google-Suche nach dem Namen Schadomsky habe ich an Ihrer Post gelungen, wonach Sie nach Informationen über Personen mit dem Namen Schadomsky, die aus OstPreussen kamen.

Vielleicht interessiert Sie, dass meine Grossmutter hiess Barbara Schadomsky, hatte 2 Brüder, Konrad u. Matthias, und eine Schwester, Käthe; sie kam aus Köln (war c. 1890 geboren, 1915 kam nach Argentinien, starb in 1956) und es wurde erzählt, dass die Familie ihres Vaters aus OstPreussen kam, angeblich aus Pommern – genaueres weiss ich nicht.
Es wurde mir auch bekannt, dass ein Mitglied der Familie nach seinen Ahnen wäre untersucht worden, aber nichts konnte daraus gemacht werden, da die Kirchenbücher von Anfangs der 1800er Jahre unter Feuer ganz umgekommen wären.

Ich suche auch nach meinen Vorfahren, habe aber leider keine weiter Informationen, als die obene angegebenen, so bitte, wenn Sie einiges zum mitteilen hätten, wäre ich sehr dankbar dafür.

Herzliche Grüsse, ich hoffe, dass Sie weiter ankommen in Ihrer Suche,
Barbara
—————
Mientras iba escribiendo ésto, recordaba los nombres de mis tíos-abuelos, que había olvidado, salvo el de Matias (;) ), y también que en algún momento de 1800 se quemaron los registros parroquiales donde se asentaban los nacimientos, por lo que un juicio que aparentemente se le había seguido a un pariente Schadomsky (desconozco a quien) para rastrear si tenía origen judío llegó a un punto muerto, por no poderse verificar si había nacimientos asentados con anterioridad a ese momento (los registros parroquiales relevaban solamente a la población cristiana).
Y también recordé que mi tía (tía-abuela, en realidad) Käthe se había casado con un hombre de apellido Gerson, él sí, judío, que murió quedando ella en la indigencia; y que resistió en época del nazismo incontables presiones para divorciarse de él, por lo que cuando el señor Gerson falleció a mi tía la ayudaba la comunidad judía, ya que no tenía medios ni para lo más elemental, ni siquiera una jubilación.
Lo que no puedo recordar ahora es cuál de los dos nombres de los hermanos era el tradicional de la familia, si Matias o Konrad, o ambos. Pero sí recuerdo la expresión emocionada de mi mamá cuando le comuniqué que a mi hijo lo iba a llamar Matías (y yo que quería evitar ponerle un nombre que existiera en la familia!)

Published in: on January 26, 2009 at 4:08 pm  Comments (2)  

Mi madre..


Mi madre… ¿Qué puedo decir de mi madre que no resulte una reiteración de lo que todas las hijas dicen de sus madres, según los momentos? Sin embargo, también parece algo ingrato con ella dejar que su historia, por momentos riquísima en vivencias de todo tipo, se pierda.

En este momento me siento como el nexo entre la vida que va a ser y la que fue, el hilo conductor que une las historias de mis antepasados con las de mis hijos, nietos y tataranietos, si los llego a tener. Y en definitiva, ¿qué otra cosa es la identidad, si no la integración de la propia historia a una cadena de historias que fueron y que se proyectan en uno?

Hace algún tiempo, acuciados por distintas necesidades, mis hijos me preguntaban sobre mis padres y mis abuelos; y me dí cuenta con tristeza que era muy poco lo que sabía de algunos y poco también lo que recordaba de aquellos sobre los que había llegado a conocer algunas cosas. Por eso decidí empezar en este blog, que va tomando algo así como el carácter de una bitácora familiar, a contar la historia, o mejor dicho, las historias de los ancestros, a partir de las que me contaba mi madre y que poco a poco trataré de ir recordando. Será esto algo así como una serie en capítulos.

Para eso también es necesario que hable de ella, ya que será por así decirlo el personaje principal de esta travesía; y nada mejor que comenzar por la historia como la hilvanó mi hermana, que es algo así como el repositorio de la memoria familiar.

Así, recuerda mi hermana que mi mamá, de nombre Catalina, nació en los suburbios de Buenos Aires, en un lugar llamado Lanús (mi hermana dice Villa Ballester, pero yo recuerdo que mi madre siempre mencionaba Lanús como su lugar de nacimiento), el 4 de octubre de 1920. Parece increíble que hayan pasado casi 90 años desde entonces, y que haya habido tantos cambios en tan poco tiempo. La foto que subo, en la que se ve a mi madre, sus padres y sus tres hermanas (sin fecha, supongo que debe rondar por el año ’30) es testigo de un tiempo distinto, en el que los automóviles recién empezaban a moverse entre la gente, en que no había aire acondicionado ni televisión y mucho menos computadoras o internet.

Su padre era Heinrich Hubert Metzinger (o, traducido, Enrique Huberto M.), nacido el 17 de noviembre de 1884 y fallecido por problemas cardíacos en el año 1945. Su madre era Barbara Schadomsky, nacida el 20 de mayo de 1890 y fallecida el 22 de mayo de 1956, casi un mes después de que yo cumpliera un año. Mi abuela me consentía más que a ningún otro de sus nietos, según contaban mis padres, y yo siempre sentí una especie de admiración generacional hacia ella y también algo así como que el llevar su nombre me tenía que hacer parecida a ella.
Ambos abuelos nacieron en la ciudad de Colonia, aunque no estoy muy segura sobre mi abuela, ya que su familia venía de un lugar relativamente cercano, también de la zona del Rhin, el Pfalz; eso sin contar los antepasados Schadomsky más alejados, que aparentemente venían de Pommern -Pomerania-, en la zona del Este, de ahí nuestros ojos mongoloides. Mi abuelo Heinrich vino al país alrededor del año 1912, comisionado por un comerciante importador/exportador de textiles para que le llevara los negocios en estas zonas, comerció que siguió desarrollando (después por su propia cuenta) hasta su muerte. De la actividad comercial textil de mi abuelo nos quedaron hermosas muestras de telas, damascos, puntillas, adornos, que todavía atesoro y cada tanto imagino una forma de exhibirlas.
Mi abuela, a su vez, que ya noviaba con mi abuelo cuando éste estaba en Alemania, cansada de esperar su vuelta decidió encarar el viaje inverso; es decir, venirse a la Argentina. Apoyada (moralmente, ya que era gente de escasos medios económicos) por su futura suegra, ahorró lo suficiente como para pagarse su pasaje en barco y un buen día les comunicó a sus propios padres que se iba, y que deseaba que ellos estuvieran de acuerdo, pidiéndoles su bendición; pero que de una otra manera, viajaba; y así lo hizo, llegando al puerto de Buenos Aires en 1915.
Ahora estamos acostumbrados a los viajes, a algo así como a ser ‘ciudadanos del mundo’, pero pensemos en lo que esto significaba en 1915. Una chica de 25 años, subiéndose a un barco para dar casi media vuelta al mundo (bueno, está bien, 1/4 de vuelta), por un lapso incierto en medio de gente desconocida, para recalar en un puerto conocido de un país que en sí era desconocido (recordemos que por esas épocas circulaba en Europa un ‘best-seller’ de Graf Keyserling que decía que al bajar del puerto ya se veían los indios, y que desde allí se podía ver la cumbre de los Andes..! – o al menos eso decía mi madre, confieso que no leí su “Reisetagebuch”)…. creo que mi abuela tenía mucho coraje – además de una obsesión con mi abuelo.

Cuando mi madre tenía uno o dos años toda la familia viajó a Alemania, a despedir a la abuela materna; allí nació su hermana Gretchen. En 1930 volvieron a viajar, mi abuelo tenía intenciones de volver a su país; sin embargo, la crisis económica había hecho estragos en un país que ya estaba desvastado por la posguerra del ’18, y mis abuelos se sintieron muy dolidos por las escenas de hambre y dolor que encontraron en todos lados; por lo que decidieron volverse a la Argentina con sus cuatro hijas.

Published in: on January 26, 2009 at 12:49 am  Comments (4)  
Tags: ,

BRUGGER TALER (galletitas de anis, con piecito)

Ingredientes:

  • 3 Eier 3 huevos
  • 350 g Zucker 350 g de azúcar
  • 1 o 2 gotas de extracto de vainilla (agregado propio)
  • 250 g Mehl 250 g de harina
  • 2 Löffel gestossene Aniskörner 2 cucharadas de anis molido

Preparación:
Batir vigorosamente los huevos y el azúcar (ir poniendo de a 1 huevo y 1 cuch. azucar, intercalando, hasta que en el bol se esté batiendo toda la cantidad indicada).
Tamizar la harina y mezclarla con el anis molido, ir agregándola de a poco a la mezcla de huevos y azúcar, hasta que quede una pasta homogenea.
Colocar (usando 2 cucharas chicas) montoncitos sobre una placa de horno enmantecada,dejar reposar por lo menos unas 2 o 3 horas o toda la noche (para que haga el famoso ‘piecito’), y después hornear a temperatura suave unos 15 minutos (más bien se tienen que ir secando).

Published in: on December 15, 2008 at 1:08 am  Leave a Comment  

GALLETITAS DE MIEL (NÜRNBERGER LEBKUCHEN)

(Aus Dr. Oetker’s ‘Backen macht Freude’, S. 162) (buenísimas, hacer por lo menos el doble de cantidad!!)

  • 175 g Honig
  • 50 g Zucker
  • 2 Essl. Speiseöl
  • 2 Essl Wasser

(all das langsam erwärmen, zerlassen, in eine Rührschüssel geben, kalt stellen, unter die fast erkaltete Masse dann

  • 1 Eigelb
  • 1 geäuften Teel. Kakao
  • 1 Messerspitze gemahlenen Nelkenpfeffer
  • 1 gestr. Teel. gemahlenen Zimt
  • rühren
  • 250 g gesiebten Weizenmehl esslöffelweise unterrühren.

Den Teig knetten, gut 1/2 cm dick ausrollen, mit einer runden (oder beliebigen) Form (Durchmesser etwa 8 cm) ausstechen oder Rechtecke von 9×6 cm ausrädern, auf ein mit Butter oder Margarine gefettetes Backblech legen, 15-20 Minuten auf mittlerer Hitze backen.

Dann mit einem Guss von

  • 125 g Puderzucker,
  • 1 Eiweiss
  • einige Tropfen Wasser
  • colorante

bestreichen

Published in: on December 7, 2008 at 11:38 pm  Leave a Comment  

Runde Honigplätchen (polvorones de miel)

Acabo de probar esta receta:

(primero, la original)
1/4 Pfund Zucker / 1/4 libra (+-1/8 kg) de azúcar
2 Esslöffel Honig / 2 cucharadas (soperas) de miel
150 g Weizenmehl / 150 g harina de trigo
1 Ei / 1 huevo
1/2 Packet Backpulver / 1/2 paquete de polvo de hornear
1 Messerspitze Zimt und Nelkenpulver / 1 pizca de canela y de clavo de olor en polvo

Ahora, como la hice yo, queriendo multiplicar las cantidades para que me dé aproximadamente 1/2 kg. de harina:

1/2 kg de azúcar
8 cucharadas soperas de miel
600 g de harina leudante (en realidad, me llevó casi 1 kg, para transformarla en una masa estirable)
3 huevos (ojo, esto fue lo que la hizo muy líquida, por eso desistí del 4to. que iba según las cuentas)
canela, clavo de olor, cardamomo, pimienta, unas gotas de extracto de vainilla

Primeramente, se calienta la miel con el azúcar a baño maría, hasta que se forme una mezcla espesa en la que no se distinga la miel del azúcar. Mientras se está calentando, se le agregan los condimentos.
Una vez que todo está derretido, se saca del baño maría, y se le va agregando de a poco la harina y los huevos (intercalando), hasta que se forme una masa que se pueda trabajar con las manos.

Una vez logrado ésto se amasa un poco y se la deja en reposo un rato. Después se estira y se corta con un cortapastas redondo (o el que más agrade, tener en cuenta que se pierde mucho de la forma). Se colocan las piezas sobre una asadera enmantecada (es muy bueno el aerosol que se usa para cocinar en lugar de aceite), se dejan descansar un rato y se ponen a horno mediano (bien precalentado), entre 10 y 15 minutos según la temperatura, fijarse que tengan un color dorado. Prestar atención a que el horno no esté demasiado caliente. Estar atento, ya que se pasan enseguida, una vez que están cocidas!

TIPS:
Al colocar las piezas en la asadera, fijarse de no ponerlas muy juntas, ya que se estiran mucho. Por otra parte, al sacarlas de la asadera una vez cocidas, es preferible despegarlas primero con un cuchillo y dejarlas enfriar un rato allí, ya que salen extremadamente blandas y se deforman fácilmente al tratar de levantarlas con la espátula.

Published in: on November 24, 2008 at 1:17 am  Comments (2)  
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.