Algunas fotos de mi abuelo

Acabo de encontrar algunas fotos de mi abuelo Heinrich Metzinger que escaneó mi hermana. Una parece ser una postal que aparentemente le habría enviado su hermano August, donde da una referencia de prácticas castrenses en el año 1912  No puedo estar segura si en la foto está mi abuelo, o se supone que es su hermano con sus compañeros de armas (más probable parecería esto último).

Lo que puedo entender del mensaje de August es más o menos lo que sigue: “Lieber Heinz: — vergnügte und fröhliche Weihnachten wünschen Dir deine Eltern und Geschwister. Grüsse aus deiner Mutter. Ein glückliches Lustfa(h)rt wünscht Dir von Herzen dein Bruder August”, que sería algo así como:

“Querido Heinz: … Feliz Navidad te deseamos tus padres y hermanos. Muchos saludos de tu madre. Que tengas un feliz viaje (de placer — no entiendo bien la letra en esa palabra, así que podría ser otra cosa), te desea de corazón tu hermano Augusto”.

Bueno, subo la foto, más tarde serguramente subiré alguna otra de estas fotos viejas.

Anuncios
Published in: on julio 13, 2011 at 2:47 pm  Comments (2)  
Tags: , , ,

Algo más sobre mi abuela

Charlando con mis hijos, recordé que fue mi abuela la que introdujo a mi abuelo Enrique en el mundo de la lectura y del pensamiento. Antes de venirse a la Argentina, ella trabajaban en una librería; allí, por serle necesario para su trabajo, leía todo lo que caía en sus manos, y le tomó el gusto.

Una vez casada con mi abuelo, ella le ponía delante los libros que la habían atrapado hasta que él comenzó por su propia cuenta a buscar nuevo material.

Pensar que todo este recuerdo se detonó cuando encontramos un libro editado en 1921 en el que mi abuelo había estampado su firma. El libro nunca lo leí, a pesar que siempre me atrajo el título: “Die Sonne der Rennaissance”; el autor, tataranieto de Schiller o algo así, según leí por internet, parece haberse creído su ilustre antepasado y escribe en un estilo floripondioso bastante difícil de leer (por lo menos para mi nivel de alemán), lo que opaca el interés de lo que cuenta; aunque algo tiene, porque no puedo dejarlo del todo y cada día leo al menos algunas páginas…

Published in: on junio 8, 2009 at 10:19 am  Comments (2)  

Familia Schadomsky

Empezar a escribir detona recuerdos e ideas, parece… Una ‘googleada’ sobre el nombre Schadomsky (el de mi abuela, la herencia que más me apasionaría rescatar, por razones absolutamente irracionales que ni siquiera yo conozco realmente), me llevó a un foro de búsqueda genealógica, en el que había dos personas tratando de rastrear antepasados con ese nombre, con nicks como ‘mezi’ y ‘meschado’.
Como es prácticamente el único lugar que tengo para empezar, les mandé un mensaje que copio abajo (en aleman, obviamente):

———-
Sehr geherte(r) Herr/Frau:
Nach einer Google-Suche nach dem Namen Schadomsky habe ich an Ihrer Post gelungen, wonach Sie nach Informationen über Personen mit dem Namen Schadomsky, die aus OstPreussen kamen.

Vielleicht interessiert Sie, dass meine Grossmutter hiess Barbara Schadomsky, hatte 2 Brüder, Konrad u. Matthias, und eine Schwester, Käthe; sie kam aus Köln (war c. 1890 geboren, 1915 kam nach Argentinien, starb in 1956) und es wurde erzählt, dass die Familie ihres Vaters aus OstPreussen kam, angeblich aus Pommern – genaueres weiss ich nicht.
Es wurde mir auch bekannt, dass ein Mitglied der Familie nach seinen Ahnen wäre untersucht worden, aber nichts konnte daraus gemacht werden, da die Kirchenbücher von Anfangs der 1800er Jahre unter Feuer ganz umgekommen wären.

Ich suche auch nach meinen Vorfahren, habe aber leider keine weiter Informationen, als die obene angegebenen, so bitte, wenn Sie einiges zum mitteilen hätten, wäre ich sehr dankbar dafür.

Herzliche Grüsse, ich hoffe, dass Sie weiter ankommen in Ihrer Suche,
Barbara
—————
Mientras iba escribiendo ésto, recordaba los nombres de mis tíos-abuelos, que había olvidado, salvo el de Matias (;) ), y también que en algún momento de 1800 se quemaron los registros parroquiales donde se asentaban los nacimientos, por lo que un juicio que aparentemente se le había seguido a un pariente Schadomsky (desconozco a quien) para rastrear si tenía origen judío llegó a un punto muerto, por no poderse verificar si había nacimientos asentados con anterioridad a ese momento (los registros parroquiales relevaban solamente a la población cristiana).
Y también recordé que mi tía (tía-abuela, en realidad) Käthe se había casado con un hombre de apellido Gerson, él sí, judío, que murió quedando ella en la indigencia; y que resistió en época del nazismo incontables presiones para divorciarse de él, por lo que cuando el señor Gerson falleció a mi tía la ayudaba la comunidad judía, ya que no tenía medios ni para lo más elemental, ni siquiera una jubilación.
Lo que no puedo recordar ahora es cuál de los dos nombres de los hermanos era el tradicional de la familia, si Matias o Konrad, o ambos. Pero sí recuerdo la expresión emocionada de mi mamá cuando le comuniqué que a mi hijo lo iba a llamar Matías (y yo que quería evitar ponerle un nombre que existiera en la familia!)

Published in: on enero 26, 2009 at 4:08 pm  Comments (2)